Opiniones y amenazas en la Red

Continúo muy sorprendido por el aluvión de críticas que ha llovido estos días sobre las iracundas praderas de las redes sociales al respecto de La Residencia, un hotel de escaso relieve en la pintoresca villa costera de Cadaqués. Algunos hoteleros en avanzadilla ya me habían advertido de esta joya del marketing online a través de hormigascorreos personales, confiados quizá en que yo saldría de inmediato al ruedo arremetiendo contra los responsables de esta insólita campaña antisistema que no deja impávido a nadie que acceda a la web del hotel:

http://www.laresidencia.net

“Rogamos antes de continuar leer el siguiente escrito”, reza un layer en fucsia hetaira con una asquerosa hormiga recorriendo la pantalla. Y lo que hay que leer contiene amenazas inverosímiles contra quienes publiquen en Internet alguna crítica del hotel, más concretamente contra los portales 2.0 que se atrevan a insertar comentarios negativos hacia el establecimiento por parte de sus usuarios. “Más de un centenar de miles de personas que han estado en nuestro hotel nos avalan”, termina.

Esta última bravuconada me pudo enseguida sobre aviso, habida cuenta de que sus propietarios se reconocen admiradores de Dalí. Es un vacile, me dije. O, mejor, una táctica del marketing de guerrilla que propugnamos en cierta ocasión desde el Foro para los hoteles pequeños sin grandes presupuestos de promoción. Y vaya si lo es… Todos los portales de opinión turística se han inundado de comentarios airados, cuando no insultantes. Menéame, uno de ellos, lleva registrados en dos días… ¡1.095 comentarios! Ni ZP logra tantos en tan poco tiempo.

El caso es que La Residencia se ha encaramado gracias a esta acción promocional en lo más alto de Google, por delante incluso de esa otra La Residencia, más lujosa y refinada, que se ha hecho merecida fama en Deià, Mallorca. Habrá Sigue leyendo