Las ciudades de la próxima década

El 45% del turismo internacional se produce ya en ciudades, según cifras del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC). Y es posible que en 2030 este porcentaje supere el 65%, añadimos nosotros. Casi 900 millones de turistas se concentrarán en los 300 destinos urbanos más atractivos, algunos de ellos hoy considerados maduros o saturados.

Las cifras deberían servir más para la reflexión que para sembrar el pánico, aunque algunas ciudades tienen mayor urgencia que otras en modernizar sus infraestructuras, como es el caso de las situadas en el nivel 5 del gráfico publicado por el WTTC. Amsterdam, Barcelona, París, Praga, Roma, San Francisco, Estocolmo, Toronto y Vancouver estarían incluidas en ese epígrafe denominado ‘Managing Momentum’ o, dicho de otro modo, en trance de padecer el colapso turístico y verse en la necesidad de gestionarlo.

Todo freno a la actividad turística en dichas urbes sería aprovechado con ilusión renovada por las ciudades que el WTTC coloca en el cuatro nivel de preparación, a saber: Auckland, Berlín, Dublín, Las Vegas, Lisboa, Londres, Los Ángeles, Madrid, Miami, Nueva York, Seúl, Sevilla y Sidney. En virtud de sus dimensiones muy superiores, en la mayoría de estas ciudades el pavimento no siente tanta presión turística, aunque incuestionablemente terminará por sentirlo a temporadas, porque su crecimiento en los últimos años está siendo exponencial.

El foco hay que ponerlo en aquellos destinos que se están conjurando para desbancar el tercer escalón del gráfico. Son los jugadores emergentes del turismo urbano del siglo XXI, los que piden paso con unas infraestructuras de acogida nuevas, frescas, ciertamente tentadoras. Bangkok, Ciudad del Cabo, Delhi, Ho Chi Minh, Estambul, Yakarta y Mexico DF.

Durante la década que viene, los hábitos millennials modificarán numerosos paradigmas de la industria turística. Si Madrid capital registró en 2010 una cifra récord de 7.869.420 visitantes, en 2018 cerró con un nuevo récord de 10,2 millones, de los cuales el 53% fueron internacionales y el 47% nacionales. Los emisores internacionales que más crecieron fueron, por este orden, China, México, Estados Unidos, Francia y Portugal. De seguir a este ritmo, y a tenor de los proyectos hoteleros actualmente en desarrollo (Four Seasons, Mandarin Oriental, W, Riu, Hyatt), no sería descabellado suponer que en 2030 la capital de España recibiría una cifra cercana a los 20 millones de turistas, con un gasto medio por turista superior a los 400 euros diarios.

Este artículo ha sido publicado antes en el boletín Turismo Futuro que enviamos a nuestros suscriptores. Si deseas adelantarte a la publicación de nuestras ideas de futuro, junto a otras reflexiones sobre las tendencias del turismo, suscríbete aquí.

Fernando Gallardo |

Nada de lo que es casual aparece por casualidad

Lo inesperado es lo que cambia la vida (anónimo)

¡Eureka!, gritó Arquímedes en la bañera al observar cómo su cuerpo desplazaba una masa de agua equivalente al volumen sumergido. Había descubierto el principio que lleva su nombre. Siglos después, Melvin Calvin (Saint Paul, Minnesota) recibió el Premio Nobel de Química por sus trabajos sobre la asimilación del dióxido de carbono por las plantas. Lejos de ensimismarse en sesudos estudios, la inspiración para explicar la fotosíntesis de las plantas le llegó mientras esperaba en su coche a que su mujer terminara de hacer unos encargos. August Kelulé (Darmstadt, Alemania) pudo haber recibido el Premio si hubiera nacido medio siglo después, ya que de los cinco primeros Nobel en Química que se concedieron, tres fueron ganados por estudiantes suyos. Su descubrimiento de la estructura del benceno se produjo soñando que átomos y moléculas formaban cadenas giratorias hasta que una de ellas se convirtió en una serpiente que se mordía la cola formando un círculo por la rapidez con que se retorcía sobre sí misma.

La serendipia, que no entró en el Diccionario de la Real Academia Española hasta su edición 23ª, se define como un «hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual». Al parecer, el término tiene su origen en el cuento persa de Los tres príncipes Sigue leyendo

Trabajadores en la era digital: ¿asalariados o autónomos?

UN NÚMERO PEQUEÑO DE VAINAS PRODUCE UN NÚMERO GRANDE DE GUISANTES

En mis disertaciones sobre los vectores que conducirán la evolución de la industria turística durante la próxima década, suelo extrapolar el Principio de Pareto o la Ley de los Pocos Vitales al ámbito específico de las relaciones laborales en los hoteles. Antes de continuar, precisemos que la regla paretiana del 80-20 describe el fenómeno estadístico por el que una proporción pequeña es la que contribuye siempre a la mayor parte del efecto.

En su Cours d’économie politique, publicado en 1896, el economista, ingeniero, sociólogo y filósofo italiano Wilfredo Pareto determinó esta relación desde los fundamentos Sigue leyendo

IKEA: lecciones de hogar para hoteles

IKEA ha participado en un estudio dirigido por la doctora en psicología Ditta M. Oliker acerca de cuáles son las necesidades emocionales que conforman el sentimiento hogareño o de pertenencia a una comunidad en el ámbito cultural de Occidente. Y resulta que son cinco, a saber:

Primero. Seguridad, sentirse pisando tierra, sin que nadie pueda entrar a distorsionar esa sensación introduciendo incertidumbre en los momentos de mayor fragilidad humana.

Segundo. Pertenencia, sentido de pertenecer a una comunidad, ser bienvenido y aceptado.

Tercero. Comodidad, sentirse a gusto en el entorno y manifestarse Sigue leyendo

El ‘balconing’ de las gaviotas

Las gaviotas, cuando hay olas, chillan.

A través del Whatsapp me acaba de entrar un mensaje en el grupo de hoteleros con el que compartimos cada año, desde hace 15, unos encuentros de ideas y reflexiones en distintos puntos geográficos bajo la denominación de 4T (Think Tank de Tendencias Turísticas). Es un grito de rabia de una hotelera que acaba de ser denunciada por un huésped a causa de no poder soportar el griterío de las gaviotas en la localidad turística de Tossa de Mar.

Las gaviotas chillan para eliminar la sal del agua de mar que beben, tan letal para ellas como para el resto de las aves y los mamíferos. Pero aquella mañana de julio, a eso de Sigue leyendo