Desobedecer una normativa obedeciendo a una Directiva

¿Se imaginan ustedes una alianza entre una de las compañías hoteleras de lujo más importantes del mundo y una empresa dedicada a la gestión de los apartamentos turísticos surgidos de la nueva economía colaborativa?, se pregunta Kike Sarasola en un reciente artículo publicado por el diario El Mundo. En efecto, nos la llevamos imaginando desde hace años cuando abogamos sin concesiones por los alojamientos multimodales, el híbrido turístico nacido de la gestión de habitaciones de hotel y viviendas particulares. 

El empresario madrileño alude a la ampliación que la cadena estadounidense Marriott hace de su start up Hostmaker, dedicada al alquiler de casas compartidas iniciado en Londres el año pasado y extendido ahora a París, Roma, Barcelona y Lisboa. En total 340 apartamentos, que podrían haber sido mucho más en caso de no haber Sigue leyendo

Airbnb diseña los alquileres turísticos del futuro

De aquí a 2060 el mundo verá añadir 250.000 millones de metros cuadrados a su actual parque inmobiliario, una cifra equivalente a la construcción de una ciudad tan grande como París cada semana. Este sueño de arquitectos puede convertirse en una pesadilla para los turismofóbicos, que no solamente sufrirán el asedio de los 2.600 millones de viajeros que entonces tendrá nuestro planeta, sino el de otros 3.000 millones de habitantes que ubicarán su residencia en la vecindad de aquellos. Para esa fecha, el 75 por ciento de Sigue leyendo

Un precio para cada uno

La analítica de grandes datos ha avanzado lo suficiente en este último lustro como para transformar muchos aspectos de la gestión hotelera, la recepción de viajeros entre otros. Automatizar el proceso de registro ha sido el objetivo fuerza de numerosas startups tecnológicas, capaces de generar aplicaciones específicas para el acceso a la habitación sin pasar necesariamente por la recepción del hotel. Desde aquellos días en que cada reserva exigía la cumplimentación previa de un formulario online a la comodidad que hoy supone el one click en portales tipo booking.com, los viajeros han tomado conciencia de la simplicidad y la comodidad como parte de su experiencia de viaje. Una experiencia Sigue leyendo

Un mundo, una sola moneda

Los alojamientos turísticos disponen hoy de herramientas tecnológicas capaces de conocer al minuto las variables de precios en el mercado, el índice de reputación digital de toda la competencia y muchas de las pautas de consumo de los viajeros personalizados hasta un extremo inconcebible hace años. El nuevo ecosistema Blockchain permitirá que muy pronto dichos establecimientos sean capaces también de distinguir las opiniones falsas de las verdaderas en un escenario de transparencia que ya están construyendo entidades bancarias, aseguradoras, energéticas y compañías aéreas mediante la tecnología de cadena de bloques. Es de esperar que en los próximos años las plataformas de comentarios sociales como TripAdvisor o Trivago adopten esta tecnología en la identificación de cada uno de sus comentaristas, así como la evaluación de sus trayectorias en esta práctica informativa y prescriptiva.

Pero no solo para eso va a servir Blockchain en la industria turística. Un nuevo mundo se abre lleno de posibilidades para el emprendimiento, como la certificación de Sigue leyendo

Ver o estar, estar y ver

[Nueva York en 3D para ser visto con gafas de realidad virtual]

La tendencia de los intermediarios digitales, ya sean agencias de viajes, centrales de reservas, meta buscadores o las propias cadenas hoteleras, apunta a la venta de experiencias y no de camas hoteleras. Desde la óptica viajera, el foco de interés será cada vez más una habitación en particular y no el hotel en general. La industria hotelera tienen mucho que aprender todavía de Airbnb, que no anuncia viviendas turísticas así sin más, sino tal o cual vivienda en particular. Un dormitorio en particular. A ello apunta la tecnología VR/AR de realidad  virtual y realidad aumentada, donde Facebook se está haciendo fuerte con el estándar de visionado de sus gafas Oculus.

En el futuro, antes de entrar en su habitación, el viajero habrá vivido la experiencia de ‘estar’ en la habitación. Esto, que parece una obviedad cinética, posee unas connotaciones psicológicas y tecnológicas relevantes para la industria turística. Porque la paradoja surgente en toda experiencia de viaje es la emoción que produce lo tangible. Pisar el suelo, abrir las ventanas, olfatear el dormitorio, percibir la textura del colchón al acostarse, sentir el agua de la ducha en la espalda, libar el zumo del desayuno. La experiencia de la pernoctación no es solo saber de la existencia de una cama en la habitación, sino la percepción de su textura. No es solo conocer la composición del aire, sino que la pituitaria reciba su aroma para que nuestro cerebro interprete si es agradable o fétido. Lo que define nuestra experiencia sensorial es la equidistancia entre lo existente y lo percibido de eso que existe. O parece que. Sigue leyendo

La fuerza del diseño interior

La industria hotelera, con tendencias conservadoras debido al coste de su inmovilizado más que al operativo, acelera su paso para adaptarse a los nuevos gustos viajeros y a una competencia creciente por parte de los más flexibles alquileres turísticos cuya eclosión mundial se debe a plataformas tecnológicas como Airbnb o HomeAway. El avance hacia la ruptura de la unidad física del hotel o la multimodalidad hospitalaria ha espoleado a muchas cadenas internacionales como Marriott, Hyatt y Hilton al rediseño estructural de sus establecimientos abriéndolos más a la ciudad y a la socialización de los huéspedes.

Como tendencia general se observa una eliminación progresiva del mostrador de recepción o la transformación de esta función en un unidad móvil de recepción de viajeros. El recepcionista se transforma, igualmente, en un gestor de la experiencia del huésped, que une a su ensayado oficio de atención personal una nueva habilidad en la Sigue leyendo