La tecnología de una hamburguesa

En 2008, un laboratorio londinense a cargo del científico holandés Mark Post creó un experimento de carne fermentada. Cinco años más tarde se presentó ante las cámaras de televisión con una hamburguesa cultivada in vitro a partir de células animales. La pieza fue cocinada en directo y expuesta a la valoración de dos críticos gastronómicos que la juzgaron positiva, aunque precisaron que no era tan jugosa como una hamburguesa convencional, quizá por la exigencia de un mayor grado de cocción.

Post, doctor en medicina y farmacología pulmonar por la Universidad de Utrecht (Holanda), fundó entonces la compañía Mosa Meat especializada en la extracción de células de la piel de vacas, pollos, cerdos o pescados que, con el añadido de determinados nutrientes vegetales, logra que el tejido muscular se multiplique en laboratorio o en el área industrial de la compañía. Algo parecido a lo que firmas como Beyond Meat o Impossible Food elaboran con compuestos vegetales.

El proyecto Clean Meat no nace realmente en el pensamiento de Mark Post, sino en el de Winston Churchill. El médico reparó en un discurso del político británico que, en 1931, sugirió como quien no quiere la cosa que en el futuro podríamos comer unas alitas o una pechuga de pollo sin tener que matar al animal. Así que el holandés se puso manos a la obra tomando músculo de una vaca, extrayéndole las células madre y haciendo que proliferen in vitro millones de sus células, con los cuales obtuvo una sustancia con apariencia de carne molida. A esta carne le añadió tejido adiposo (grasa) hasta conformar la estructura celular de una hamburguesa. De una sola muestra de tejido, que apenas alcanzaría el medio gramo, se podría industrialmente obtener alrededor de 80.000 hamburguesas.

Puede decirse que esta hamburguesa es hasta el momento el plato de comida más caro de la historia: 325.000 dólares. Uno de sus promotores, Sergey Brin, a la vez cofundador de Google, asegura que en 2020 comercializará las primeras hamburguesas de carne cultivada con células madre a un precio aproximado de 50 dólares. Una década más tarde es probable que estas hamburguesas industriales sean más baratas que los alimentos actuales, incluida la hamburguesa vegetal Impossible Whopper, de Burger King, sin exigir tantos recursos hídricos ni producir gases de efecto invernadero. Y lo más importante para el nuevo fundamentalismo animalista: no requiere el sacrificio de animales.

Fernando Gallardo |

Un día de verano en 2030

Leo ya está bostezando cuando suena el despertador. Reina una penumbra extraña en su habitación, seguramente causada por un haz fino de Leds que apunta a sus gafas de realidad virtual. Sin incorporarse todavía de la cama, Leo palpa el gadget, lo toma entre sus dedos por las patillas y se lo acerca al rostro. El haz Led describe un movimiento semejante al mismo tiempo, lo que le ahorra modificar su campo visual para insertarse los binoculares.

En una fracción de segundo, las gafas AR vomitan el parte del día sobre la retina del durmiente. Primero, la meteorología. Otro día más no tienes que sacar el paraguas a la calle. A continuación, unos datos rápidos sobre las condiciones que han acompañado a Leo en su sueño nocturno. Cero apneas. Una entrada inmediata en fase REM. Un desvelo ligero para entrar de nuevo en fase REM. Seis sesiones de sueño profundo. Dos fases Sigue leyendo

Los autobuses robóticos ya funcionan en Nueva York

Los primeros vehículos robóticos de carácter público en Nueva York ya han entrado en funcionamiento. La compañía concesionaria, Optimus Ride, transportará a residentes y turistas inicialmente por las calles privadas del Brooklyn Navy Yard, un histórico centro industrial reconvertido en incubadora de empresas digitales, donde aparte de apoyar nuevas startups se celebran a lo largo del año numerosos congresos y actividades comerciales con vistas a Manhattan. El transporte ha sido diseñado en su primera fase en un bucle de recogida de pasajeros del ferry que fondea en el muelle 72 y un desplazamiento de servicio hasta la Cumberland Gate de Flushing Avenue.

Lo más aleccionador de este proyecto no es solo su vertiente turística, para algunos de sus abonados un ejemplo de por dónde va a transcurrir el futuro del transporte Sigue leyendo

Los sindicatos hosteleros ante el dilema de limpiar o no ensuciar

¿Cabe imaginar a un médico tratando de que su paciente no se cure nunca porque así él y sus colegas de profesión mantienen su puesto de trabajo en el hospital? ¿Puede alguien pensar en un mecánico que tachona el asfalto de clavos para que su taller de coches siga reparando pinchazos? Seguro que no, ya que estas conductas podrían incluso ser castigadas por los tribunales de justicia.

Pues esto es lo que contempla el sindicato CC.OO. de Canarias en su rechazo a la iniciativa de algunos hoteles insulares por compensar a sus clientes con un ahorro importante en su estancia a cambio de que éstos renuncien a la limpieza diaria de sus habitaciones. La oferta incluye un bono de 20 euros de crédito a gastar en el hotel si se rechaza el servicio de limpieza, lo que supone la introducción de un producto a medida a imagen y semejanza del que hoy ofrecen las líneas aéreas. Quien prescinde de llevar equipaje se ahorra entre 50 y 70 euros. Quien renuncia al seguro de viajes, otros 20 euros. Y así sucesivamente, como ocurre en la configuración de cualquier equipo informático.

El hotel tinerfeño Gran Meliá Palacio de Isora, impulsor del citado bono descuento, defiende esta iniciativa como parte de una estrategia amiga con el Sigue leyendo

El factor humano de servidores y servidos

Ser portado en andas es una gozada. Servidor lo sabe por experiencia propia vivida en alguno de sus añorados viajes de juventud por Asia. Tiempo atrás, los rickshaws conformaban el paisaje humano del Extremo Oriente, retratado por Rudyard Kipling en su novela El rickshaw fantasma, publicada en 1885. Este peculiar modo de transporte con propulsión humana garabateaba el polvo de las calles sin que nadie se cuestionara quién tiraba del carro y quién era arrastrado sobre sus dos ruedas. Durante siglos, los campesinos inmigrantes de las principales ciudades asiáticas se empleaban a su llegada como corredores de rickshaws. Tanto que durante el siglo XIX, uno de cada cinco habitantes de Beijing se ganaba la vida así. Hasta que los efectos de la Revolución Industrial en Europa se hicieron sentir más allá de sus fronteras con la aparición de los caballos de vapor y el ferrocarril.

Entonces empezaron a surgir voces que exigían la prohibición de este modo de transporte por su carácter degradante para el ser humano. Tras la constitución de la Sigue leyendo

Deseos, necesidades, aspiraciones: determinismo o volición multifactorial

El conocimiento del cliente marcará, sin duda, la agenda turística de la próxima década. Las empresas y los profesionales del turismo requerirán de herramientas más precisas e inteligentes en la gestión de la hospitalidad, exigidos como están de transformar sus fábricas de camas en factorías de experiencias. A fuer de repetirlo hasta la saciedad, no cejaremos en el empeño de descifrar el intríngulis neurocientífico que explica los patrones emocionales y los comportamientos de las personas durante su experiencia turística.

Interesa conocer a los clientes y, sobre todo, sus cerebros. Es imprescindible, a la hora de configurar un programa experiencial, interesarse por los diversos aspectos de la Sigue leyendo