Deseos, necesidades, aspiraciones: determinismo o volición multifactorial

El conocimiento del cliente marcará, sin duda, la agenda turística de la próxima década. Las empresas y los profesionales del turismo requerirán de herramientas más precisas e inteligentes en la gestión de la hospitalidad, exigidos como están de transformar sus fábricas de camas en factorías de experiencias. A fuer de repetirlo hasta la saciedad, no cejaremos en el empeño de descifrar el intríngulis neurocientífico que explica los patrones emocionales y los comportamientos de las personas durante su experiencia turística.

Interesa conocer a los clientes y, sobre todo, sus cerebros. Es imprescindible, a la hora de configurar un programa experiencial, interesarse por los diversos aspectos de la Sigue leyendo

¿De qué color es el lujo?

A veces nos hemos hecho esta pregunta, del mismo modo que nos gustaría penetrar en las entrañas emocionales del olfato, la textura, el gusto y otros sensores del mundo físico que nuestro cerebro interpreta como la realidad. ¿A qué huele el lujo? ¿A qué sabe el lujo? ¿Qué voluptuosidad adquiere el lujo? Nuestros amigos de Skift se lo han preguntado igualmente, lo que hoy nos permite una conjetura transversal: ¿con qué color se define el lujo en un hotel?

El logotipo de las firmas de moda que tenemos por más lujosas, como Chanel, Prada o Dolce & Gabbana, es literalmente en blanco y negro. O, más concretamente, de tipografía negra sobre fondo blanco. El negro es un símbolo de poder. Para lo bueno y Sigue leyendo

La fuerza del diseño interior

La industria hotelera, con tendencias conservadoras debido al coste de su inmovilizado más que al operativo, acelera su paso para adaptarse a los nuevos gustos viajeros y a una competencia creciente por parte de los más flexibles alquileres turísticos cuya eclosión mundial se debe a plataformas tecnológicas como Airbnb o HomeAway. El avance hacia la ruptura de la unidad física del hotel o la multimodalidad hospitalaria ha espoleado a muchas cadenas internacionales como Marriott, Hyatt y Hilton al rediseño estructural de sus establecimientos abriéndolos más a la ciudad y a la socialización de los huéspedes.

Como tendencia general se observa una eliminación progresiva del mostrador de recepción o la transformación de esta función en un unidad móvil de recepción de viajeros. El recepcionista se transforma, igualmente, en un gestor de la experiencia del huésped, que une a su ensayado oficio de atención personal una nueva habilidad en la Sigue leyendo

Los casamientos de la luz

boda en mave mave

Cualquier momento es bueno para casarse siempre que haya un interés común y el escenario de la boda depare unos recuerdos inolvidables. Desde que Joseph Nicéphore Niépce inventara la fotografía, en 1826, dichos recuerdos adquieren además una plástica que los hace doblemente inolvidables. Con los años aumentan su valor artístico, si quien tomó una imagen de ellos (los recuerdos) se afana como un verdadero artista.

Debido a sus carencias tecnológicas, con unos equipos de iluminación excesivamente voluminosos y unas cámaras difíciles de transportar, las fotografías de Sigue leyendo

Sublime fuego de verano

Sublime Comporta

Así habló Zaratustra: «Cosas brillantes en lugar de llanto será la Recompensa para las personas que se acerquen a la Posesión de la Verdad» (extracto del gatha de las druj).

Los persas imaginaban que el fuego provenía del cielo, principio y fin de todas las cosas. Zoroastro, su profeta, lo depositó sobre el altar del primer templo que mandó edificar en la ciudad de Xis, con la prohibición de arrojar en él nada que no fuese puro. Sus sacerdotes lo conservaban en secreto, mientras hacían creer al pueblo que era inalterable y se alimentaba de sí mismo. Entre el Bien y el Mal, la Luz y las Tinieblas, el fuego era la personación física del dios Mazda, la luz eterna del universo.

Desde entonces, numerosas culturas y religiones monoteístas utilizan el fuego en sus liturgias más sagradas. Los fieles lo admiran, y hasta los ateos lo miran. Contemplar la Sigue leyendo

A propósito de saunas

Bota Bota - Montreal

Cuántas veces no nos habremos aburrido en el interior de una sauna. Cuántas veces no habremos sudado la gota gorda contando los minutos para salir de ese infierno inmerecido. Entre tanto, nuestros ojos se fijaban en un punto concreto del terrado, de la cubeta dimanante del calor, del ojo de buey que nos liberará de la reclusión voluntaria —y voluntariosa—. La apertura de miras que aporta esta imagen nos retiene, sin embargo, en un ejercicio de contemplación apropiado para la inescapabilidad del momento. Contemplación espiritual o simplemente mundana, curiosa, inquietante. Qué pocas saunas existen tan bien diseñadas como Bota Bota, en Montreal (Canadá). Porque la verdadera cualidad de su diseño es conducir la mirada hacia donde se quiere. Esto es, la panorámica urbana abierta al fondo. Y, para ello, el arquitecto solo Sigue leyendo