Las 21 grandes preguntas de la Humanidad que a mí me habría gustado responder

¿Dios ha vuelto? ¿Qué significa el auge de los nacionalismos excluyentes? ¿Qué podemos hacer contra la propagación de la posverdad o la amenaza del terrorismo? ¿Qué civilización dominará próximamente el mundo, Occidente u Oriente? ¿Cómo podríamos abordar los problemas climáticos? ¿Cómo educar a nuestros hijos en la era digital?

21leccionesEstas preguntas que hoy todo el mundo se hace tendrán respuesta dentro de pocos días con la publicación del nuevo libro del israelí Yuval Noah Harari, historiador, antropólogo y autor de los dos mayores best sellers de este siglo, Sapiens y Homo Deus. Confieso que me he leído algunos capítulos de la versión en inglés de 21 Lecciones para el siglo XXI y la verdad es que los restantes prometen. Tengo mariposas en el estómago solo de pensar en el momento en que el ejemplar completo llegue a mi Kindle, sobre todo después de la voracidad con que emprendí la lectura de sus dos libros anteriores. Será una espera aún más ansiosa que la que me tuvo en vilo hasta el estreno de la tercera parte de la película El Padrino, una trilogía que anticipaba la cantidad de corleones nacidos hoy para ampararnos con sus excesos reguladores y protectores de este mundo-demonio-carne citado por el catecismo patrio.

De ello escribe precisamente Harari en su último libro. ¿Por qué la democracia está en crisis? «Muros y barras de control de acceso vuelven a estar de moda. La resistencia a la inmigración y a los acuerdos comerciales aumenta. Gobiernos en apariencia democráticos socavan la independencia del sistema judicial, restringen la libertad de prensa y califican de traición cualquier tipo de oposición. Los caudillos de países como Turquía y Rusia experimentan con nuevos tipos de democracias intolerantes y dictaduras absolutas. (..) Algunas personas han descubierto que les gusta el antiguo mundo jerárquico y, simplemente, no quieren renunciar a sus privilegios raciales, nacionales o de género. Otras han llegado a la conclusión (correcta o no) de que la liberalización y la globalización son un enorme chanchullo que empodera a una minúscula élite a costa de las masas».

Recuerdo una conferencia que di hace un par de años en el IFFE Business School de Galicia. Inicié mi exposición con un relato del escenario global en que el turismo se iba a desarrollar en las próximas décadas. Al cabo de una hora comprendí que aquella conferencia no llegaría nunca al episodio puramente turístico, pues la visión de este nuevo mundo digital y sus características económicas, sociológicas y políticas atrapó por completo mi discurso. Y no fui capaz ya de parar. Terminada la charla, durante el almuerzo posterior, el consejero delegado de esta institución docente, Manuel Carneiro Caneda, me animó a escribir un libro sobre el contenido completo de lo expuesto. Reconozco que no me sentía ni con fuerzas ni con la capacidad científica de abordar un proyecto así. Y la idea se diluyó en el magma del acontecer cotidiano del turismo, que es lo mío.

Salvando las distancias y con mucho mayor conocimiento y autoridad, el contenido del próximo libro de Yuval Harari guarda relación con lo expuesto aquel día en la sede del IFFE. ¿Cuáles son los desafíos a los que la industria turística, todas las industrias, la Humanidad entera, deben enfrentarse en un mundo global y digital? ¿Acaso son válidas las reglas que impulsaron los avances sociales, el conocimiento humano, el desarrollo de la tecnología hasta el momento actual? ¿Cuánto tiempo le queda a nuestras democracias liberales, a nuestros estados nación, antes de su definitiva transformación en otro modelo colaborativo de humanidad? ¿Seremos los humanos en el futuro esa misma especie que hemos sido antes de que la realidad digital o virtual nos obligue a convertirnos en ciborgs o seres biónicos? ¿Alcanzaremos algún día la inmortalidad, como esperan los transhumanistas, para explorar sin fin otras galaxias en los confines del universo? ¿Llegaremos hasta sus bordes en permanente expansión o caeremos en la eternidad de un agujero negro, como podía haber predicho Stephen Hawking?

Mientras repensamos nuestro ser siendo sería una buena idea leer escuchando un fragmento de la nueva propuesta histórica y futurista del que ya podríamos considerar uno de los grandes pensadores del siglo XXI.

Fernando Gallardo |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s