Así funcionan los comercios sin cajeros

Fernando Gallardo |

Más pronto que tarde, los taxistas serán sustituidos. Y, al ser sustituido el taxi conducido por personas, el transporte urbano personal se revalorizará gracias a la mayor seguridad, eficiencia y flexibilidad, así como a unos mejores precios, que ofrecerá el taxi autónomo, conducido por inteligencia artificial.

Será más pronto que tarde porque el desarrollo tecnológico de los vehículos autónomos está traspasando el nivel 4 para erigirse en el nivel 5 de una conducción completamente automática, sin intervención humana. Como ya lo están haciendo los supermercados de Amazon Go en diversas ciudades de Estados Unidos. O como inicia sus operaciones la nueva marca competidora Standard Cognition.

Lo resume así el tecnólogo de Venture Beat, Kyle Wiggers:

Standard Cognition añade los artículos de un expositor o estante del supermercado a una pestaña de la app que se carga automáticamente en las cuentas de los compradores al salir. El sistema da cuenta de los errores, como cuando un cliente devuelve un artículo que inicialmente había considerado comprar, y anonimizando los datos para otorgar a los usuarios una mayor libertad de compra.

La inteligencia artificial de Standard Cognition también previene el hurto en las tiendas reconociendo signos reveladores como la trayectoria, la marcha, la mirada y la velocidad de los usuarios. En su programación se incluyó los resultados de una muestra sobre 100 personas en distintas horas de compra. Y la tasa de precisión ascendió al 99%.

En septiembre de 2018, Standard Cognition se convirtió en la segunda compañía en abrir una tienda sin cajeros humanos en San Francisco, después de que lo hiciera Zippin en agosto de ese mismo año. El espacio de compra cuenta con docenas de cámaras montadas en el techo, cada una conectada a un dispositivo de red que realiza la inferencia. El supermercado utiliza datos anónimos de sus clientes para mejorar los algoritmos de compras, ya que el plan inicial prevé la apertura de 100 establecimientos en 2020.

Los supermercados sin cajeros empiezan a ser una realidad en las ciudades más importantes de Estados Unidos. No solo Amazon Go, Standard Cognition o Zippin. También entra ahora a competir la startup Trigo Vision, que recientemente firmó un acuerdo con la cadena de supermercados israelí Shufersal para abrir 272 tiendas sin cajeros. Otra marca de prestigio como Tesco anuncia planes dentro del año 2020. Y el cofundador de Pandora, una plataforma de música en streaming que en Estados Unidos cuenta con más adeptos que Spotify, ya ha comenzado a probar este año una experiencia de establecimientos sin cajeros en el boyante sector de la parafarmacia y las tiendas de conveniencia.

¿Quién mencionaba la importancia del ‘factor humano’ en la experiencia de compra?

El mapa cerebral del viajero

Te imaginas efectuar una reserva de hotel con solo imaginarlo? Ir más allá del One Click, la máxima simplicidad de proceso en la industria turística… Buscar un destino sin utilizar una sola tecla, analizar las imágenes sin el interfaz gráfico de una pantalla, decidirse y reservar como una misma acción 2×1, sin la ayuda de ningún botón de compra… Algo que probablemente significaría una afrenta a Amazon, que ha hecho de su botón mágico el ser y el existir de sus siglas.

Pues esto es lo que ofrece el visionario más controvertido de nuestro siglo, el incansable emprendedor de proyectos inverosímiles, el inefable, el cuestionado, el Sigue leyendo

El inesperado fracaso de los mayordomos robóticos

Google se está replanteando el modo de funcionamiento de su nuevo asistente personal, Google Duplex, que lleva un año en pruebas en Estados Unidos. En mayo 2018, Google lanzó un nuevo chatbot para restaurantes reticentes a las reservas automáticas provenientes de plataformas como Open Table o Yelp. Con este servicio, el asistente llamaba por teléfono a los restaurantes y acometía todo el proceso de reservas desde su inteligencia artificial. Pero los resultados no han sido los esperados. Muchos encargados que cogían el teléfono colgaban enseguida asustados por una inteligencia que estimaban sobrenatural al otro lado del aparato. Otros colgaban directamente al creerse víctimas de spam. Y, mientras, sus negocios perdían reservas.

Google se ha dado cuenta de los problemas de empatía que generan su asistente Duplex y quiere ahora corregirlos. De entrada, la voz es tildada por el test como de ‘poco agresiva’ o impropia de una persona que llama por teléfono con la exigencia de Sigue leyendo

Supertrabajos

Watson lleva camino de convertirse en el oráculo delfiano de las empresas digitales. Esta unidad de inteligencia artificial con la que IBM asombró al mundo por derrotar a los ganadores del Jeopardy, el concurso más popular de la televisión norteamericana, se comercializa hoy a todos los niveles, pymes incluidas, en el análisis predictivo de Big Data y en la gestión automatizada de numerosas funciones hasta ahora desempeñadas por altos ejecutivos de empresas. Su última habilidad consiste en una aplicación de ‘desgaste predictivo’ que puede ser utilizada para prever el riesgo de fuga de talento en una empresa y anticipar las medidas pertinentes para la sustitución de estos empleados. Todo ello con un rango de precisión cercano al… ¡95 por ciento! Increíble, ¿verdad?

Estas apabullantes prestaciones de Watson sirven para rendirse a la evidencia de que las máquinas están cada día más cerca de suplir las carencias de la inteligencia humana, Sigue leyendo

Viajar gratis con intérprete

Los conserjes de hotel, ya lo hemos señalado varias veces, son un relicto de hospitalidad obsoleta incluso en la industria del gran lujo. Es verdad que cuando nos topamos con un verdadero profesional de la librea dan ganas de reconciliarse con la edad pretérita e incluso gastarse un perú en dejarse aconsejar por este monumento de la sapiencia y la elegancia hotelera. Pero ni modo cuando el acelerón tecnológico está dejando en desuso un oficio tan romántico como Sigue leyendo

Ver o estar, estar y ver

[Nueva York en 3D para ser visto con gafas de realidad virtual]

La tendencia de los intermediarios digitales, ya sean agencias de viajes, centrales de reservas, meta buscadores o las propias cadenas hoteleras, apunta a la venta de experiencias y no de camas hoteleras. Desde la óptica viajera, el foco de interés será cada vez más una habitación en particular y no el hotel en general. La industria hotelera tienen mucho que aprender todavía de Airbnb, que no anuncia viviendas turísticas así sin más, sino tal o cual vivienda en particular. Un dormitorio en particular. A ello apunta la tecnología VR/AR de realidad  virtual y realidad aumentada, donde Facebook se está haciendo fuerte con el estándar de visionado de sus gafas Oculus.

En el futuro, antes de entrar en su habitación, el viajero habrá vivido la experiencia de ‘estar’ en la habitación. Esto, que parece una obviedad cinética, posee unas connotaciones psicológicas y tecnológicas relevantes para la industria turística. Porque la paradoja surgente en toda experiencia de viaje es la emoción que produce lo tangible. Pisar el suelo, abrir las ventanas, olfatear el dormitorio, percibir la textura del colchón al acostarse, sentir el agua de la ducha en la espalda, libar el zumo del desayuno. La experiencia de la pernoctación no es solo saber de la existencia de una cama en la habitación, sino la percepción de su textura. No es solo conocer la composición del aire, sino que la pituitaria reciba su aroma para que nuestro cerebro interprete si es agradable o fétido. Lo que define nuestra experiencia sensorial es la equidistancia entre lo existente y lo percibido de eso que existe. O parece que. Sigue leyendo