Hoteles que sobran

800px-Hotel_Oleander_Playa_de_Palma_2008_09

El dato refleja la actual coyuntura turística. De las 43.073 plazas hoteleras existentes en la Playa de Palma, la mitad está de sobra. Más concretamente, entre el 40 y el 60 por ciento van a desaparecer por obra y gracia del Plan de Revalorización de la Playa de Palma, según lo anunciado por la comisaria Margarita Nájera. Sobran plazas, y muchas, ha corroborado el presidente del Govern balear, Francesc Antich. Ambos insisten en que esas plazas sobrantes habían rebasado ya el umbral de dignidad, lo que equivale a decir que su parecido con las favelas brasileñas no augura nada bueno para el turismo mallorquín, abandonado a su suerte de destino maduro y ya obsoleto.

La dotación del mencionado plan, unos 25 millones de euros, servirá para contratar arquitectos, mover de la silla a funcionarios, sufragar gastos de representación institucionales y poco más, me temo. Si uno hace bien las cuentas, la reconversión de cada plaza sobrante cuesta 1.000 euros. A menos que se contraten esclavos del Golfo de Guinea, la paga apenas da para un mes de trabajo. Y esa velocidad en el ladrillo no lo logra ni Dubai en su época de oro. Por tanto, es de esperar que lo presupuestado no sea precisamente el plan de demoliciones que reclamamos contra la crisis.

En cualquier caso, el motivo de esta reflexión no es el plan reformista del gobierno balear, sino la significación de la cifra condenada a desaparecer: entre el 40 y el 60 por ciento de la oferta hotelera. Un escándalo mayúsculo que puede servir de termómetro a muchos otros destinos de costa y de interior que adolecen de una sobreoferta turística defendida por empresarios e instituciones aprovechados.

Durante las Jornadas de Innovación Hotelera en Jávea habíamos predicho el cierre de nada menos que un 25 por ciento de la oferta hotelera española, argumentado con datos fiables de la consultora Christie+Co. Ahora le vemos las orejas al lobo y ya no están violáceas, sino negras zaínas. Indefectiblemente, el número de alojamientos turísticos sentenciados parece que van a ser más si extrapolamos la situación de la Playa de palma con otras playas mediterráneas y otras comarcas de interior afectadas por la droga del turismo rural. ¿Subimos el vaticinio hasta la mitad?

Todo esto no son más que conjeturas, pero cuando el río suena agua lleva. Sobran muchas, muchísimas plazas en España. Tanto que el destino nacional, tildado de maduro, puede estar ya agotado en el imaginario colectivo. Hagamos otro cálculo poco ortodoxo, aunque esclarecedor: si el turismo de interior acaudala cifras de ocupación anual que rondan el 30 por ciento –entre el 25 y el 35 por ciento– y el umbral de rentabilidad se fija entre el 50 y el 60 por ciento, podemos deducir que con la misma demanda había que hacer desaparecer la mitad de la oferta actual para lograr esa cuota satisfactoria de rentabilidad.

Insisto. No es un aserto científico, pero da que pensar.

Fernando Gallardo |

Comparte este artículo: Twitter Facebook Buzz LinkedIn

2 comentarios en “Hoteles que sobran

  1. Da pavor asomarse a este abismo, pero Fernando lleva razón: sobramos entre el 40 y 50 % de la hotelería, y no es una conjetura, caerán muchos en los proximos años, y los demás, acojonados, se adaptarán a un mercado a la baja. De todas formas más se perdió en Cuba y volvieron cantando. !Ánimo y que no decaiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s