Busco una suite a mi nombre

Tal como suena. La oferta es tentadora. Cual esa frase mítica de “tengo una oferta para usted que no podrá rechazar”. Que no se diga que los hoteles no hacen un esfuerzo de imaginación para conquistar a la cada vez más dispersa, enterada y exigente clientela. Que no se piense que el viaje no es vida y que la vida no es un sueño.

Con esas, el Intercontinental San Francisco, una reciente torre de cristal elevada en el South Market (SOMA) de la ciudad californiana, ha rizado el rizo de la fidelidad clientelar mediante una batería irresistible y original de ofertas “Milestone Stay” que enumero a continuación por si alguien se llegara así a inspirar:

Para ello, el hotel ha puesto en marcha un único  programa destinado a hacer que se sienta muy bienvenida en sus 10, 25, 50 y 75, número 100 estancias y 250.

  • 10th Milestone Stay: Por cada 10 días que el cliente se haya alojado en el hotel, además de un upgrade a una júnior suite, según disponibilidad, la habitación que le haya tocado en suerte incluirá en su escritorio un marco con una fotografía favorita de la familia, los amigos, el/la amante o aquel recuerdo casi olvidado de cuando hizo la primera comunión. ¿No es cierto que Facebook lo puede todo?
  • 25th Milestone Stay: Además de la fotografía de marras, a la noche 25 hallará en su habitación un bolígrafo customizado con el logo de la empresa, el equipo de fútbol favorito o algo simpático referido al huésped.
  • 50th Milestone Stay: A las 50 noches, si es que el que espera no desespera, el logotipo aparecerá inscrito en las pantuflas de baño. Y, si hubiera disponibilidad, que nunca se sabe con tanto ajetreo político, el upgrading esta vez será a la Suite Presidencial, cual afortunado botín.
  • 75th Milestone Stay: Ahí los ejecutivos de Intercontinental pierden la cabeza con un montón de chorradas al por mayor, tales que un osito de peluche sobre la cama, un albornoz etiquetado con la marca de la cadena hotelera para que, emulando a Antonio Catalán, el huésped lo recuerde también en su casa. Si es que la mujer o el marido no acaba echándolo del hogar por sucumbir a tanta levedad sanfranciscana.
  • 100th Milestone Stay: Todo lo anterior más un iPod que podrá utilizar libremente durante el resto de su estancia. Ojito, que luego hay que devolverlo…
  • 250th Milestone Stay: Y si el turista no se muere en el intento de perseguir un Guinness, añádase a todo lo anterior el non plus ultra para el ego hotelero: una suite llevará el nombre del exhausto cliente de por vida, con una placa en la puerta que informe de que esa habitación es suya y solo suya. Lo suyo le habrá costado, claro que sí.

Bobadas o no, lo cierto es que vivimos en tiempos de imaginación y mucha imaginación para llegar al poder. Al menos, al poder decir aquí estoy yo. Bien entendido que, como aseguró Andy Warhol, toda persona tiene derecho a 15 minutos de fama en su vida. El hotel Intercontinental San Francisco así lo ha entendido y procura con su clientela que esos 15 minutos de fama al menos le alcancen para toda la vida en su habitación.

Seguro que más de un hotel en España, tan inclinados a poner nombre en sus habitaciones, copia la iniciativa y anticipan mi epitafio dorado: “perdonen que siga acostado aquí”.

Fernando Gallardo |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s