La geografía de la felicidad

felicidad nacional brutaJosep Chías, consultor turístico y profesor del Esade, publicó su último libro bajo el título de “El negocio de la felicidad” (Kindle, Amazon, 2013) apenas un lustro antes de su fallecimiento. El turismo es una actividad que se consume con una sonrisa (poesía), dado que provoca una expectativa de felicidad (economía), sostenía con la pasión que le azuzaba su conocimiento del marketing. Va a hacer 30 años que coincidí con Chías en el planeamiento turístico que nos llevó al lema, feliz, de “Asturias, paraíso natural” y siempre recordaré su tenacidad en la búsqueda de motivaciones psicológicas y sociológicas que dieran sentido a la economía del turismo. Esto es, penetrar en la mente Sigue leyendo

España en el furgón de cola wifi de Europa

Mientras el 54% de los hoteles en Estados Unidos ofrecen un servicio de wifi gratuita en sus habitaciones, en Europa solo el 32% ofrecen acceso sin cargo a la red. Estas cifras deberían preocupar a más de uno en días como éstos de incertidumbre turística. Porque si las cifras parecen bajas en Europa el motivo apunta a los países con miras más cortas en la conectividad digital, por ejemplo España, Francia e Italia, cuyos hoteles figuran en la cola de este servicio gratuito. La diferencia aquí la marcan, como siempre, los países nórdicos. En el 51% de los hoteles de Noruega y Suecia la wifi es gratuita. Y Alemania y Gran Bretaña ya están a punto de alcanzarlos.

La estadística está extraída de unos recientes estudios dirigidos por la revista británica ComputerWorld.

Nosotros, en este Foro, hemos abogado en multitud de ocasiones por el que los hoteles implementen este servicio al igual que ofrecen el de la ducha, el de los cosméticos o el de la televisión en el cuarto. Sabemos que cuesta trabajo entender que la conectividad wifi no es ya un lujo, sino un servicio básico. Tan básico como el cuarto de baño que César Ritz instaló como signo del máximo lujo en sus hoteles a principios del siglo XX. Se podrá decir que si el lujo de Ritz tardó un siglo en hacerse popular, por qué no esperar que la wifi sea igualmente Sigue leyendo