Una luz mágica en tu habitación

Un rayo de luz que no cesa. Tal es el pensamiento del hombre cuando necesita soñar, inventar, crear, destruir… En las jornadas hoteleras de La Ruina Habitada analizamos repetidas veces la fenomenología de la luz en la arquitectura y cómo nuestros sentidos transmiten emociones cuando perciben la luminiscencia de los materiales o su reflejo por las paredes, en los ángulos, sobre el pavimento o bajo el techo. Nada tan inquietante, o mágico, como observar un destello de luz holografiado a lo largo del tiempo desde el fondo en penumbra de un excusado. Tan zen, tan espiritual, tan japonés…

¿Qué podemos hacer más con la luz? Hemos observado su efecto en la arquitectura de los sentidos a través de un chapón microperforado al láser. Nos estamos acostumbrando a su dominio escénico mediante un sistema de control computerizado, que hoy ya se aplica en infinidad de hoteles. Gozamos con el arcoiris cuando llueve y su titilar nos obliga a asomarnos sobre el horizonte. Aspiramos a que el sol veraniego caiga a plomo sobre la arena de la playa, invitándonos al baño de olas. Todo eso nos regala la luz si sabemos transformar su simple condición visual en una experiencia vacacional.

El vídeo nos invita a jugar con una rueda de luz en el espacio del hotel sin que sea preciso fijar su haz en ningún punto. Podemos mover ese círculo hipnótico con las manos, con los pies, sin llegar a tocar la luz. Lo Sigue leyendo