Una luz mágica en tu habitación

Un rayo de luz que no cesa. Tal es el pensamiento del hombre cuando necesita soñar, inventar, crear, destruir… En las jornadas hoteleras de La Ruina Habitada analizamos repetidas veces la fenomenología de la luz en la arquitectura y cómo nuestros sentidos transmiten emociones cuando perciben la luminiscencia de los materiales o su reflejo por las paredes, en los ángulos, sobre el pavimento o bajo el techo. Nada tan inquietante, o mágico, como observar un destello de luz holografiado a lo largo del tiempo desde el fondo en penumbra de un excusado. Tan zen, tan espiritual, tan japonés…

¿Qué podemos hacer más con la luz? Hemos observado su efecto en la arquitectura de los sentidos a través de un chapón microperforado al láser. Nos estamos acostumbrando a su dominio escénico mediante un sistema de control computerizado, que hoy ya se aplica en infinidad de hoteles. Gozamos con el arcoiris cuando llueve y su titilar nos obliga a asomarnos sobre el horizonte. Aspiramos a que el sol veraniego caiga a plomo sobre la arena de la playa, invitándonos al baño de olas. Todo eso nos regala la luz si sabemos transformar su simple condición visual en una experiencia vacacional.

El vídeo nos invita a jugar con una rueda de luz en el espacio del hotel sin que sea preciso fijar su haz en ningún punto. Podemos mover ese círculo hipnótico con las manos, con los pies, sin llegar a tocar la luz. Lo instalamos sobre la cama, a la altura de nuestros ojos cuando leemos. O sobre el lavabo, la bañera, el espejo de aumentos. Y qué práctico en la cocina, para iluminar los fogones sin miedo a una descarga eléctrica. Hay tantas y tantas aplicaciones… Regulamos antes su diámetro. Y así transformamos el espacio a nuestro antojo.

Magic Light, que así se denomina el invento, ha sido desarrollado por el ingeniero Adrian Westaway y el Royal College of Art. Es un sistema autónomo que funciona sin cables ni control remoto y que no acarrea ningún riesgo para el usuario si lo maneja con las manos mojadas (lo cual en el baño o en la cocina del hotel tiene su importancia). Es lúdico, sensorial, funcional y ultradinámico. Por su diseño y sus características innovadoras le ha valido el reconocimiento de la revista Wallpaper.

A mí, como huésped, me encantaría encontrármelo en el próximo hotel que visite.

Fernando Gallardo | Sígueme en Twitter @fgallardo Comparte este artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s