El turismo en España sigue fuera de foco

He aquí el cuarto tema que se abordó en la entrevista que el Conde Nast Traveler publicó hace unas semanas con motivo de la campaña #ministeriodeturimoya en las redes sociales. Una campaña que, a la vista de las elecciones generales en España (20 de noviembre), adquiere una especial relevancia en la actualidad turística.

Lo que cuesta crear un ministerio

Pregunta 4:
¿Cuáles crees que son los puntos débiles de la situación turística y qué habría que hacer para blindarlos?

Respuesta:
Es una asignatura pendiente desde hace casi tres décadas en España. Nos salvamos porque el sol cae a plomo cuando hace frío en Europa. Nos salvamos porque la desintegración de la antigua Yugoslavia hizo insegura esa orilla del Mediterráneo, que estaba en fuerte crecimiento como destino turístico. Nos salvamos porque la oleada de atentados de Al Qaeda y de los Hermanos Musulmanes hizo inseguros a destinos florecientes como Egipto y Turquía. Nos salvamos porque la primavera árabe ha hecho ahora insegura esta nueva orilla del Mediterráneo. Nos hemos salvado de chiripa en unos y otros conflictos, pero no hemos sabido aprovechar las oportunidades que todas las crisis nos han venido ofreciendo.

El turismo en España padece un cúmulo de problemas al mismo tiempo que pueden resumirse en uno. Y es que está completamente fuera de foco de los movimientos que dibujan los viajeros en el mundo. No es que su oferta turística haya quedado obsoleta, sino desenfocada con respecto a las aspiraciones de quienes viajan. Hemos construido un destino de masas muy dependiente de la ecuación sun-sea-sex y ahora nos toca competir con otros destinos no diferenciados que ofrecen lo Sigue leyendo