El iPhone de la electricidad

tesla powerwall

Elon Musk es el próximo Steve Jobs de nuestras vidas y él lo sabe. Ambos lo sabían hace unos años, cuando Jobs declaró públicamente su admiración por este joven emprendedor surafricano, fundador de PayPal, entre otras compañías tecnológicas. Lo que muy pocos imaginaban esta semana pasada era que el genio se comiera el ego en la presentación de su nuevo producto estrella: una simple batería doméstica que, muy probablemente, cambiará la manera que tenemos de utilizar la energía de ahora en adelante. Sin artificios escénicos, lejos de una convocatoria mayoritaria de medios de comunicación, Musk presentó el iPhone de la electricidad.

Si retrocedemos 10 años, no más, veremos al CEO de Apple con una especie de galleta en la mano anunciando cómo el mundo dejaría de comunicarse por teléfono fijo para hacerlo de otra manera más inteligente y móvil. Cuántos no pensaron aquel día que cambiar un hábito consolidado después de un siglo no iba a ser una tarea fácil. Y, sin embargo, apenas una década ha bastado para producir un revolcón total a nuestro Sigue leyendo