Páginas web en peligro de extinción

Llevo todo el día delante de la pantalla de mi ordenador. Entre el tecleo y las miradas de soslayo a la cordillera blanca, caigo en una observación circunstancial sobre lo que llevo trabajado en estas horas: el blog personal, el correo electrónico, Facebook, el Foro de la Ruina Habitada, unas imágenes que necesitaba de Flickr… Apenas he salido al mundo exterior, no el físico, sino el virtual. Apenas he salido a la world wide web.

Casi sin darnos cuenta entramos todos a diario en una red, o en varias redes, sin salir a la red de redes. Inimaginable hace unos años, ¿verdad? Aún recuerdo cuando hacía telnet, gopher, ftp… Y se nos presentó como gran novedad la web. En muy poco tiempo, todo el mundo se puso a teclear las extrañas www. Todo el mundo se puso a confeccionar una página web.

Ahora es distinto. Sin darnos cuenta aparentemente abandonamos la web, a pesar de que muchísimos hoteles invierten y proclaman eufóricos: ¡ya tengo página web! Ayer leí una noticia así y me sonó ese panegírico como si un ser humano del siglo XXI me confiara eufórico un secreto: ¡¡¡he descubierto el mechero de yesca!!!

Pues abandónalo, hijo, que ahora se usa el encendedor eléctrico. Sí, habrá que ir abandonando las páginas web para bucear de lleno en las redes sociales, que es lo nuevo. Y mañana, Dios dirá.

Este cuadro es elocuente:

web

A principios de los noventa usábamos en Internet lo que anteriormente he subrayado: telnet, gopher, ftp. Luego, bien entrado el milenio, la web, conocida por sus siglas www. A lo largo de la década siguiente se impuso lo multimedia, el vídeo, la interactividad y, finalmente, Facebook. Las redes sociales: Facebook, Twitter, LinkedIn, Foursquare, Tumblr… En ello estamos con todas sus nuevas aplicaciones mientras decrece el tráfico en la web, que algunos dan ya por muerta.

Muerta o capitidisminuida, la www será en un futuro inmediato la selva del mundo, con todas sus virtudes y defectos, pero sobre todo despoblada. Facebook, ya lo hemos dicho en otras ocasiones, es la calle, la plaza pública. Y pasado mañana, el instrumento de comunicación universal que tenga que venir, que será inteligente, intuitivo, sensorial y seguramente virtual.

¿Seguirán los hoteles confiando su plan de comunicación y reservas a la web? ¿Continuarán los “expertos” adoctrinando sobre las pleistocénicas estrategias de SEO y demás siglas?

Sí, ya sé que muchos no han llegado todavía a la web, con la lengua fuera, y ya se les está proponiendo otra carrera en el universo digital. Es cansino, agotador, desde luego. Pero es que hace 500 años dijo el sabio Galileo:

Eppur si muove!

Fernando Gallardo |

Comparte este artículo: Twitter Facebook Buzz LinkedIn

Opiniones y amenazas en la Red

Continúo muy sorprendido por el aluvión de críticas que ha llovido estos días sobre las iracundas praderas de las redes sociales al respecto de La Residencia, un hotel de escaso relieve en la pintoresca villa costera de Cadaqués. Algunos hoteleros en avanzadilla ya me habían advertido de esta joya del marketing online a través de hormigascorreos personales, confiados quizá en que yo saldría de inmediato al ruedo arremetiendo contra los responsables de esta insólita campaña antisistema que no deja impávido a nadie que acceda a la web del hotel:

http://www.laresidencia.net

“Rogamos antes de continuar leer el siguiente escrito”, reza un layer en fucsia hetaira con una asquerosa hormiga recorriendo la pantalla. Y lo que hay que leer contiene amenazas inverosímiles contra quienes publiquen en Internet alguna crítica del hotel, más concretamente contra los portales 2.0 que se atrevan a insertar comentarios negativos hacia el establecimiento por parte de sus usuarios. “Más de un centenar de miles de personas que han estado en nuestro hotel nos avalan”, termina.

Esta última bravuconada me pudo enseguida sobre aviso, habida cuenta de que sus propietarios se reconocen admiradores de Dalí. Es un vacile, me dije. O, mejor, una táctica del marketing de guerrilla que propugnamos en cierta ocasión desde el Foro para los hoteles pequeños sin grandes presupuestos de promoción. Y vaya si lo es… Todos los portales de opinión turística se han inundado de comentarios airados, cuando no insultantes. Menéame, uno de ellos, lleva registrados en dos días… ¡1.095 comentarios! Ni ZP logra tantos en tan poco tiempo.

El caso es que La Residencia se ha encaramado gracias a esta acción promocional en lo más alto de Google, por delante incluso de esa otra La Residencia, más lujosa y refinada, que se ha hecho merecida fama en Deià, Mallorca. Habrá Sigue leyendo