Vivir en un hotel por 375 euros mensuales

La crisis turística no perdona. El diario alicantino Información acaba de publicar una noticia que debe hacer reflexionar a muchos, no tanto por su originalidad como por evidenciar la indefensión que genera la actual situación económica en los hoteles mal preparados para afrontarla. Establecimientos que no realizaron en su día el imprescindible examen de conciencia: cómo va a ser mi negocio dentro de 15 años y cómo trabajaré mucho para aplicar la estrategia pertinente de largo plazo. Otras respuestas serían, probablemente, las que manejaron los dueños del hotel Albahía, ese que se vende en primera línea de la Albufereta y, en realidad, queda acurrucado sin playa bajo la autovía de acceso norte a la ciudad. Se creerían que por tener el mar delante el tráfico no iba a impedir que los veraneantes lo llenaran… Pero ahora el veraneo, si cabe tenerlo, arrumba hacia otros destinos más baratos y menos contaminados por el turisteo.

El caso es que el susodicho hotel alicantino ofrece desde el pasado abril la posibilidad de vivir en sus habitaciones dobles por la insólita cuenta de 375 euros al mes, con baño completo incorporado, nevera, caja fuerte, armario empotrado, conexión wifi, luz y agua, siempre que se reserve para un mínimo de tres meses. La oferta, en pura lógica, está siendo un éxito, ya que de las 30 habitaciones elegidas para desarrollar este plan anticrisis siete ya están reservadas y con inquilinos y unas ocho en negociaciones. Siempre han existido clientes permanentes en los hoteles, como Xabier Cugat en el Ritz de Barcelona, pero aquellos eran personajes que aportaban mucho glamour al hotel. Y éstos, en cambio, vienen de huida por la crisis. Los que vendrán mañana serán mates en familia numerosa, quién sabe. Mientras, la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante admite que vivir en un hotel no es lo normal, aunque haya casos como el señalado.

En otro hotel de la ciudad -el Maya, hoy Cris- residió el gallego Arsenio Iglesias mientras entrenda al Hércules de los años 70. En el Meliá Alicante, algunos propietarios de habitaciones en régimen de condominio han optado por vivir en el complejo. En el campo de golf de Bonalba (Mutxamel), el hotel Alba ofrece a los golfistas la posibilidad de vivir largas temporadas en la planta 4 del establecimiento, donde existen habitaciones dúplex equipadas con cocina y otras comodidades propias de un aparthotel.

Volviendo al hotel Albahía, la oferta referida de los 375 euros mensuales incluye el cambio semanal de la lencería y toallas del baño y una limpieza general de la habitación cada dos semanas. A partir de ahí el inquilino puede contratar desayunos y comidas. El menú diario de crisis se paga a 7 euros. Mientras, el precio medio de una habitación en mayo es de 50 euros al día.

En Alicante, la ocupación hotelera ha caído un 17% desde que comenzó el año y los hoteles prácticamente no levantan cabeza desde la salida de la Volvo Ocean Race. Lo anunció la directora de Christie+Co, Inmaculada Ranera, en las pasadas Jornadas Hoteleras de Jávea: un 20% de la oferta hotelera está condenada al cierre. Esto incluye la reconversión del negocio hotelero en un arrendamiento residencial de bajo coste.

Fernando Gallardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s