El futuro turístico de nuestra alimentación

edificio agricola

Hace miles de años, una ardilla podía atravesar la península Ibérica sin tocar suelo. Iberia era una fronda espesa que exigió a este simpático animal a tocar suelo porque la agricultura requería la tala de una buena parte del bosque original. Hoy ocurre lo mismo con la cuenca del Amazonas, como denuncia la organización ecologista Mighty en su investigación vía satélite de 28 plantaciones de soja en un territorio equivalente a la décima parte de Madrid en la raya fronteriza entre Brasil y Bolivia.

La pérdida de cobertura forestal es una tendencia creciente e imparable en nuestro planeta, cuya población se duplicará hasta los 15.000 millones de habitantes en las próximas tres décadas. Solo en los 25 últimos años, los bosques del mundo han sufrido Sigue leyendo

Insectos inteligentes en el bar

roboabejasMuy probablemente, dentro de 10 o 20 años asistiremos a un impresionante desarrollo drónico en la industria hotelera. Naira Hovakimyan, profesora de Robótica en la Universidad de Illinois, Estados Unidos, acaba de recibir una subvención de 1,5 millones de dólares por parte de la Fundación Nacional de las Ciencias para explorar las posibilidades de usar pequeños aviones no tripulados autónomos en la ejecución de tareas domésticas simples, como el traslado de bolsas de suero en los hospitales o la atención teledirigida de ancianos en sus domicilios.

Por supuesto que se lleva tiempo discutiendo sobre el futuro de los drones, dada la prevención de muchos y la objeción total que los neoludditas interponen a cualquier avance científico o tecnológico. En 2014, la autoridad federal estadounidense de aviación (FAA) dio vía libre a los diversos proyectos drónicos para sobrevolar áreas que no supongan un obstáculos para los aviones o restringidas por uso militar. Pese a lo cual, mucha gente se anda todavía preguntando si los drones no encerrarán en su apariencia volátil una perversión de fondo, su enorme peligro para la ciudadanía. Sigue leyendo