Mi controversia (estéril) con David Muñoz, chef de DiverXo

«Poco me respeta usted, la verdad… Me molesta infinitamente… Esto me enfada… Esta conversación es estéril para mí… Nunca me acostumbraré al mal rollo…» Estas expresiones salen del desencuentro que esta semana he tenido con la joven promesa de la cocina española, David Muñoz, propietario del restaurante madrileño DiverXo. No he pretendido airearlo más de lo que ya se ha visto a través de Twitter, pero las reacciones de varios observadores pidiendo luz y taquígrafos sobre nuestras diferencias me obligan a explicar públicamente lo sucedido.

Todo comienza con otro cruce de palabras anterior que provocó en David Muñoz un correo de queja ante un tuit ciertamente provocativo por mi parte. En él reconvenía al cocinero por lo equívoco de su sistema de reserva online, capaz de confundirme a mí y a otros en la petición de mesa en su local. Como puede advertirse, la web de DiverXo incluye un calendario que induce a considerar las fechas libres como fechas disponibles. Al margen de toda consideración estética, que debiera tomarse en cuenta si la imagen del restaurante pretende ser vanguardista y no improvisada, el Sigue leyendo