Un desayuno full english

Los británicos se toman 165 millones de tazas de té cada día, nada menos. Habría que preguntarse entonces cuántas de café se beben los españoles, por comparar. La estadística no deja de ser curiosa y un punto ilustrativa, ya que España es destino preferente de los hijos de Albión. Conocer sus pautas es importante a la hora de planificar su acogida turística. Saber qué hacen, cómo se mueven, adónde van y, por supuesto, qué es lo que más les gusta desayunar.

Como apunte meramente informativo, la cadena hotelera Thistle ha publicado en su web Thistle.com una infografía «a la americana» con todos los datos estadísticos, comparativos y anecdóticos sobre esta colación gruesa entre los turistas británicos. La hora más frecuentada en sus hoteles para desayunar es la de las ocho de la mañana o’clock. En ese instante de desperezo masivo, los bufés de estos hoteles aparecen repletos de ricos cereales (2.425 boles) que cubrirían la altura del edificio Liver en Liverpool. Suficientes para cubrir el mítico estadio de Old Trafford, un total de 10.912 tostadas esperan a ser devoradas por los comensales aún soñolientos. ¿Salchichas? Sí, sí, les mola un montón eso de engullir salchichas a hora tan temprana: un total de 2.728. Y grasiento bacon (5.153 lonchas) que jalonaría el muelle Brighton, de por sí muy largo.

¿Cuál es la receta para un desayuno de éxito en UK? Veamos, ketchup a mogollón. Que no falten los huevos, 3.940, ni el susodicho bacon, ni las también susodichas salchichas. El huevo frito resultante de todo abarcaría el Millenium Dome de Londres. Yo lo veo un tanto exagerado, visto lo que ocupan nuestras descomunales paellas cuando se cocinan para unas 5.000 personas. O el tinglado mayúsculo que se monta cuando la «tomatina» de Bunyol… Pero, en fin, eso dice el panegírico infográfico.

Los 1.091 champiñones que se consumen a diario en un desayuno inglés de Thistle ascenderían a todo lo alto del monumento a Nelson en Trafalgar Square. Y, abajo, las fuentes rebosarían de Sigue leyendo

Gratuidades bien entendidas en un hotel

Se veía venir en todas las encuestas internacionales. Y, sobre todo, en la respuesta masiva que hemos tenido de recomendaciones y aplausos por ese listado que circula por ahí sobre hoteles que ofrecen wifi gratuita en sus habitaciones. El servicio de acceso inalámbrico a Internet es ya una necesidad inexcusable para los viajeros, que lo han adoptado en un tiempo récord en su cultura doméstica y de viaje. Es más, el hotel que no lo implementa comete un error doble, porque además de su consideración de servicio público, Internet es ya el canal mayoritario de acceso a las reservas para sus propios clientes. Esta carencia viene a ser como entrar en una zapatería y no poderse llevar puestos los zapatos adquiridos porque el zapatero no ofrece una bolsa donde llevar colgados del brazo los antiguos. Una sublime falta de fósforo en el sistema de gestión del negocio.

 

Por cierto, y antes de seguir con lo que tenía pensado comentar, dicho listado circula en las redes sociales y se retuitea ad libitum gracias en parte a su fácil identificador: http://bit.ly/WiFigR. ¿Se nota el guiño? WiFigR…

Pues bien, el instituto de análisis norteamericano JD Power and Associates, dependiente del grupo editorial McGraw-Hill, ratifica ahora nuestras suposiciones con un estudio de mercado sobre aquello Sigue leyendo