Ritz: los misterios del lujo

Un hotel es un libro de historia. Cada huésped, cada anfitrión, escribe un capítulo. Si alguien no entiende esto no tiene un hotel. Tiene una fábrica de camas.

Ahora bien, justo es reconocer que hay hoteles cuyos capítulos no caben en un libro. Son enciclopedias. Y el lujo contribuye a aumentar sus páginas incesantemente.

Es el caso del emblemático hotel Ritz de París, en la place Vendôme, creado en 1898 por el padre del turismo de lujo, Cesar Ritz. El 6 de junio de 2016 reabrió tras cuatro años de cierre para lucir de nuevo con los lujos que acreditó en su época dorada. Dirigió los trabajos el arquitecto Didier Beautemps, del parisino Atelier COS, y el diseñador de interiores Thierry W. Despont. No ha sido la única reforma que ha sufrido Sigue leyendo

Wifi o agua caliente, ¿qué importa más?

agua calienteMe sorprende que a estas alturas del siglo XXI todavía haya hoteleros cuyas ideas sobre el acceso inalámbrico a Internet —la wifi, en lenguaje coloquial— se asemejen a la innovadora propuesta de César Ritz de engastar un cuarto de baño en la habitación. Ese lujo pasaría hoy por el sarcasmo de una pensión de mala muerte, pues no es concebible la categoría de hotel sin esa pieza fundamental para las abluciones de los huéspedes. ¿Tendremos que esperar un siglo a que se demuestre que la wifi gratis, es decir, incluida Sigue leyendo

A vueltas con la wifi

Sí, tenemos un listado de hoteles con wifi gratuita en las habitaciones cuyo número no cesa de crecer cada día. Es una buena noticia.

Otra buena noticia es que los estudios avalan nuestras suposiciones de que próximamente este servicio de conectividad online será tan básico, si no más, como el agua que sale por el grifo. Ningún hotel dejará de ofrecerlo, al igual que fueron entrando en razón desde aquellos tiempos en que César Ritz innovó colocando el cuarto de baño dentro de la propia habitación. ¡Qué asco!, gritaban sus detractores. Un hotel no debería incluir la letrina junto a la cama, aullaban… Pero el tiempo demostró que César Ritz tenía razón y que, además, el uso de esas letrinas no debería ser cobrado como un extra en el precio de la habitación.

El tiempo nos dará la razón, no me cabe ninguna duda. Y el servicio de wifi incluido en el precio de la habitación (que no gratuito, puesto que no hay nada gratuito en un negocio) será tan obvio como el agua de la ducha. A menos que EasyHotels nos demuestre en el futuro que se tenga que cobrar aparte la dosis de agua que empleas cada huésped en ducharse…

Sacamos esto a colación porque acaba de publicarse un estudio de la compañía norteamericana iPass según el cual al 95 por ciento de los viajeros de negocios le importa, y mucho, si hay wifi o una conexión por cable en el hotel que eligen para su estancia. Además, extrae otras conclusiones Sigue leyendo