Wifi al alcance de todos

Recordamos hace ocho meses en este Foro que el acceso sin cortapisas a Internet era condición, más que prebenda, de un hotel que hoy pretenda subsistir en este mundo tan intercomunicado y competitivo. Lanzamos una lista con 900 establecimientos turísticos en España y Portugal que ofrecían wifi gratis en sus habitaciones con la esperanza de que otros se sumasen a la iniciativa y liberasen el acceso inalámbrico para no complicarle más la vida a sus huéspedes. Muchos, grandes y pequeños, pensarían entonces que Internet, como el teléfono, era un comodity que había que cobrar. Nada más errado que eso, señores hoteleros del siglo XX. Internet ha devenido una utilidad más cercana al agua o al suministro eléctrico que al teléfono. Costos que deben figurar en la cuenta de explotación, pero no en la factura del cliente. No por nada, sino por costumbre, por cultura de uso… porque siempre nos parecerá ridículo, aunque justo, que se le cobre a un pasajero de un vuelo low cost el pis que deposita en el excusado del avión. Convengan conmigo, señores, que un pis no puede acreditar la misma categorización que un frasco de Hermès en el duty free de abordo.
Recordamos hace ocho meses que el libre acceso a un Internet móvil era condición de la sociedad del conocimiento en que, pese a las reticencias de los menos ilustrados, estamos entrando todos ya. Desde entonces ha llovido algo (no tanto) y se ha desencadenado por este medio la insurgencia Sigue leyendo