ALO ya tiene pareja

alo

La noche que pasé en el hotel Aloft Silicon Valley, en Cupertino, tenía por único objetivo comprobar si el mayordomo robótico A.L.O. trabajaba de verdad o era un vago redomado. Sabemos que una de las grandes ventajas de un empleado robótico frente a uno humano es que su productividad puede ser verificada al dedillo. No necesita descansar, no requiere alimentarse, carece de ideología sindical y, además, todos sus movimientos laborales se guardan en la nube a disposición de quien tenga el control de su sistema operativo. Pero, como máquina que es, también se avería. Y pierde aceite.

Para un hotel de 172 habitaciones era un desafío saber cuántos requerimientos de A.L.O. hacía la clientela aquel día de agosto. Que si tráeme una Coca Cola, que si sírveme un snack frío en la habitación, que si ahora quiero unos hielitos… Lo cierto es que durante las 24 horas de mi estancia no vi al robot parado, conectado a su cargador Sigue leyendo

Tú, robot

hitchbotEsta semana nos ha sorprendido la noticia de que un robot experimental, HitchBOT, que estaba recorriendo el mundo haciendo autostop, había sido destruido por un desconocido en Filadelfia (EE UU), mientras esperaba a un buen samaritano para continuar su viaje por América. Las redes sociales, entonces, se encendieron con diversas proclamas de indignación, rabia y sarcasmo ante la cruel agresión: «no sabemos si podemos confiar en los robots, pero es seguro que los robots no podrían confiar en los seres humanos».

Sigue leyendo

El estado mental del turismo

Silicon Valley

El turismo está cambiando en todo el mundo, pero las herramientas del cambio provienen de un solo lugar. Las aplicaciones móviles, las reservas online, el nuevo hábito consumidor de la última hora, las técnicas Big Data de conocimiento del cliente; en fin, ese fascinante orbe digital que transforma destinos y personas tiene una meca mundial que todos envidian: Silicon Valley. Hoy se puede decir sin exageración que el Sigue leyendo