Entramos en materia…

El Hotel de los Sentidos comienza a generar debate. Hacía falta que alguien lanzara propuestas no ideológicas, sino conceptuales y pragmáticas, pues hemos comenzado la participación en este Foro de la Ruina con una aproximación al diseño de lo que puede llegar a ser nuestro hotel en Valparaíso. De viaje por la costa mediterránea apenas he respirado un minuto para leer lo que algunos suscriptores del Foro han anticipado. Veamos.

La reunión. Considero que aún es pronto para que algunos interesados se reúnan en alguna parte a proclamar un enunciado sobre el Hotel de los Sentidos. Quizá no se hayan puesto sobre la mesa de este foro demasiadas ideas de lo que podría ser el proyecto, ni con cuánto presupuesto se dispondría, ni qué financiación requeriría. Es ahora el momento de la tormenta de ideas. Hemos de leer más acerca del proyecto en Valparaíso.

El emplazamiento. Bernat Jofre nos emplaza a ejecutar el proyecto en el campo, en los alrededores de Santiago o Valparaíso. El modo de comercialización de este producto se confiaría en una cadena internacional tipo Six Senses. Otros dejan reposar sobre mis hombros la decisión de implantarlo en Valparaíso ciudad, quizá porque allí el mercado está ya muy hecho y las ayudas financieras son más evidentes por parte del gobierno chileno. Sería necesario, por tanto, ahondar en estos argumentos.

El proyecto arquitectónico. Aún por definir, contamos con el aliciente del fascinante experimento que llevamos a cabo en agosto con 15 jóvenes arquitectos chilenos. Naturalmente, nuestro arquitecto de cámara, Jesús Castillo Oli, estará al frente del proyecto. Requisito apuntado como indispensable por Paco S. Rico, junto a mi padrinazgo ideológico. Pero la manera de engarzar los equipos está aún en el aire, pese a que ya se han reunido los antes mentados diseñadores para engastarse en las vainas de este proceso.

El plan de viabilidad. Hay consultoras que ofrecen estos servicios. Sin embargo, la experiencia hotelera de los inversionistas, su buen talante y la ilusión en hacer un experimento debe incentivar su elaboración en el contexto de este proyecto. Y por si faltara poca colaboración, Inma Ranera, de Christie+Co, promete ayudar en lo que pueda. Estamos a la espera, igualmente, de que los responsables de la consultora Experiencia Austral demuestre lo que por el nombre anuncian…

La explotación. Está totalmente por definir, si bien esto debería dejarse para el final.

Instalaciones. Bernat Jofre sugiere la apertura al público de un restaurante situado en los últimos pisos del inmueble, panorámico. Si algún cocinero de prestigio se prestara a crear una Cocina de los Sentidos, sería un aldabonazo definitivo para el establecimiento. Sólo que en Chile no podemos hablar de un chef mediático como lo entendemos en España. Nuestro forista defiende también la construcción de un spa en los últimos pisos del hotel, con vistas a la inmensidad de Valparaíso y sus cerros. Y si es posible una piscina infinita en la terraza, mejor que mejor. Pero ahí no queda la cosa: sería necesario también un Business Center de 200 personas en los bajos, que podría atraer a un público más diverso que el vacacional, pero aún en precario en esta ciudad. Ahora falta presupuestar todo esto y escudriñar en las zonas altas de la ciudad si existe un solar o ruina lo suficientemente grande como para albergar tan numerosas instalaciones.

Habitaciones. En este punto, el único que ha avanzado algunas ideas ha sido el mallorquín Bernat Jofre, un enamorado de Chile. No se arriesga en cifrar el número de habitaciones que debería tener el hotel, pero sí sus dimensiones: 25 metros cuadrados por lo menos, con una estructura de edificio cuadrado y vistas al mar. Esta medida es muy razonable, pues lo situaría en las cinco estrellas oficiales españolas. Y, ¿acaso no son también convenientes los 100 metros cuadrados por habitación? Menudo lujo… ¿Y por qué iba a desmerecer un dormitorio de 10 metros cuadrados si su distribución interior estuviese bien planteada? Es lógico que todo el mundo piense en amplitud versus rentabilidad. Pues quien escribe no. Si estamos ideando un hotel experimental, experimentemos con la geometría variable. Habitaciones que ofrezcan indistintamente 10, 25 y hasta 100 o 200 metros cuadrados, modulares y variables, como el yield management. ¿Cómo se guisa esto? Pongamos a los arquitectos, hoteleros e ideólogos a pensar. Que diseñen esto y las habitaciones sin cama, sin mesa, sin silla, sin lavabo, sin bañera, sin… ¡Imaginad!

Márketing. Ideas, vamos, ideas… ¿Qué celofán habría que añadir? ¿Se hará publicidad por sí mismo un hotel así? El Hotel de los Sentidos… ¿es un nombre con gancho? O, como sugiere, Jofre, el nombre adecuado es el Hotel Sensorial, el Hotel Singular, El Destino…

Financiación. Otro asunto espinoso. Paco S. Rico propone la creación de un fondo de inversión bajo identidad societaria y registro legal. Nadie ha apuntado un límite en el accionariado ni una estructura de capital. Pero en algunos oídos resuenan, cuestión aparte la asignación presupuestaria y las ayudas oficiales, participaciones accionariales de 50.000 o 100.000 euros. El fondo de capital daría para una inversión cercana al millón de euros que, en Valparaíso, doblaría lo invertido por cualquier hotel de los denominados boutique.

Ya estamos metidos en faena, así es que la estructura expuesta puede ser muy bien el eje vertebrador de este proyecto. Naturalmente, otras mentes pensantes más duchas en la materia y mejor organizadas que un servidor añadirán o modificarán esta estructura de trabajo. Estamos en ello. Mañana mismo tomo un vuelo a Chile que me tendrá de nuevo por este país andino tres deliciosas semanas de primavera austral.

Y trabajaremos cada día desde Santiago y desde Valparaíso para concretar ya algunos detalles sobre esta extraordinaria iniciativa de nuestro Foro de la Ruina.

Fernando Gallardo

Un comentario en “Entramos en materia…

  1. Paco Sánchez Rico desde El Milano Real y Aguas de Gredos
    Después de un periodo de reflexión, y de vacaciones, vuelvo al proyecto del hotel de los sentidos en Chile.
    Me consta que lo que se ha escrito sobre todo esto no solamente lo leemos la media docena de personas que estamos interviniendo, se positivamente que hay mucha mas que esta leyéndolo y a la espera de desarrollarlo mas, por ello vuelvo al proyecto y avanzamos un poco mas para que aquellos que están de acuerdo y desean intervenir lo hagan y podamos realizar un proyecto que será totalmente innovador.

    Y ahora al tajo. Necesitamos inversores, por las noticias que nos da Fernando, el proyecto es realizable con entre 1,5 y 3 millones de euros, (una cifra bastante ridícula para lo que se maneja hoy día), pero partimos de la base que un proyecto innovador también lo tiene que ser en los costos, y tenéis el ejemplo de la Ruina Habitada con un costo muy bajo para lo que significa. Lo ideal es que cada inversor pueda intervenir con una aportación entre 100.000 y 200.000 euros.
    Las formas jurídicas y de constitución se hablaran una vez formado el grupo inversor.

    De momento y por lo que yo se, el único que conoce la situación el lugar y las oportunidades, es Fernando, por lo tanto es el quien nos debe informar de que es lo que hay allí susceptible de comprar, terrenos, edificios, si en Valparaíso u otro lugar.

    En cuanto a como será el hotel, como todos vosotros yo tengo mis ideas y que necesariamente no tienen por que coincidir con las vuestras ni con las de Fernando y Jesús, y aunque no están desarrolladas las expongo como inicio de una discusión.
    Por lo que nos cuenta Fernando el hotel va mas enfocado a un hotel urbano que una finca en el campo???, me corregís si me equivoco, por todo el tema ese del desarrollo muy incipiente de turismo interior Chileno y que la rentabilidad hoy día esta en el hotel urbano, y no olvidemos que esto que queremos desarrollar es un negocio que queremos que sea rentable.
    Me gustaría un hotel sin recepción, con habitaciones flexibles, multitud de áreas sensoriales, desde un rocodromo-biblioteca, hasta un botánico-astronómico, pasando por capillas-ateas, taller de esgrima y área de sudokus, taller de arquitectura y de cosmología, y todo esto no es broma, será discutible pero no irrealizable. Los espacios de servicios serán tan visibles como todo lo demás, las salas de maquinarias serán tan dignas de visitar como cuando te enseñan una central nuclear, y no hay mejor sitio para jugar al ajedrez que un cuarto de calderas. Y a la vez todo será sencillo de manejo, con el menor mantenimiento posible y ecológicamente sostenible.
    Siendo un hotel urbano prescindiría de restaurante dentro del hotel, apoyaría un restaurante exterior que se implicase en el proyecto, pero no seria de la propiedad, en otro apartado puedo explicar las razones y las ventajas e inconvenientes.
    Si tendría los desayunos, y esto junto con la despedida del huésped, seria uno de los apartados mas cuidados.
    Quiero un hotel donde el huésped se sienta desde que hace la reserva, atendido, acompañado, acogido, libre, independiente, tranquilo y que se ha sentido único.
    Conscientemente he omitido todas las cuestiones constructivas, las formas, y todo lo que tiene que ver con la arquitectura, para eso esta Jesús, y por eso no quiero diseñar un tipo de habitación ni de recepción ni de salas ni nada, esto lo dejo para discusiones posteriores.
    Espero que todos los que leéis y estéis interesados en este proyecto empecéis a intervenir… y a decidir invertir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s