El profeta de la singularidad

Ray KurzweilEn 1986 predijo la desaparición de la Unión Soviética. También que las nuevas tecnologías e Internet restarían poder a los gobiernos autoritarios, pues los Estados se mostrarían incapaces para mantener su control sobre el flujo de la información. En 1990 publicó que un ordenador acabaría derrotando al mejor ajedrecista humano del mundo. Ese mismo año anticipó que Internet se haría inalámbrico y permitiría la creación de redes sociales que transformarían el mundo. Para el año 2000 la mayoría de los documentos existirían únicamente en ordenadores e incluirían animaciones, sonidos y vídeos incrustados que harían imposible su impresión en papel. Para el final de esa década, el mundo sería móvil a través de los entonces incipientes teléfonos celulares.

En un libro titulado La era de las máquinas espirituales, las predicciones para 2009 se han venido cumpliendo y todo indica que las avanzadas para 2019 también se cumplirán. Las visiones declaradas para 2029 asombran por dibujarnos un mundo diferente al que vivimos hoy. Y las predicciones para 2099 algunos no las veremos… ¿O sí? En su siguiente libro, Una guía breve para una larga vida, asegura que los avances tecnológicos del siglo XXI revertirán los procesos de envejecimiento, la cura de cualquier enfermedad y de lesiones irreparables en la actualidad. Mediante la nanotecnología y la biotecnología, el hombre tenderá a ser inmortal. Mientras tanto, el hombre biónico alargará mediante prótesis inteligentes la vida de los órganos fundamentales de nuestra existencia.

El nombramiento de Ray Kurzweil (Massachusetts, 12 de febrero de 1948) como director de Ingeniería de Google seguramente ha pasado inadvertido por el gremio hotelero. No así para los fanáticos de la ciencia y la tecnología, que otorgan a Kurzweil un protagonismo soberano en las decisiones que se tomarán por parte de la comunidad científica en los próximos años. Su teoría de la Singularidad, que anticipa el rol único y todopoderoso del hombre-máquina, originó tanta receptividad en la NASA y la Casa Blanca que aportaron los fondos para la creación de una Universidad de la Singularidad donde ya se están formando los genios del siglo XXI.

Kurzweil es, sin duda, uno de los científicos más visionarios de nuestra era en computación cognitiva, inteligencia artificial y biónica. Pero también es una eminencia en el campo de la psicología evolutiva, la semiótica y la ingeniería digital. Sus aportaciones han sido esenciales para la comprensión de nuestra evolución como especie humana y también prácticas en la configuración de nuestra manera de vivir. Entre sus inventos más celebrados figuran el escáner CCD plano, el primer lector de textos para ciegos y el primer sintetizador musical. Biología, medicina, ciencia, economía, política, educación e inteligencia artificial son campos del conocimientos en los que Kurzweil es una autoridad. Basta con sintonizar TED para descubrir a uno de los personajes con más talento después de Einstein. “Ray Kurzweil es la mejor persona que conozco para predecir el futuro de la inteligencia artificial”, dijo de él Bill Gates.

Contra lo que pudiera parecer, Kurzweil no se ha caracterizado por ser un científico ni un tecnólogo. Su cualidad más destacada, y como él mismo se define, en un estudioso de las tendencias en las tecnología. Un oficio cada día más necesario en las distintas disciplinas que tocan el ser humano y las empresas. Porque lo relevante de la tecnología no es tanto el haber llegado hasta ella, sino el cuándo ha sido asumida por el ser humano. El fuego existió desde que la Tierra fue tierra, pero solo fue útil al hombre cuando éste descubrió su utilidad y domeñó su uso. Muchos avances tecnológicos se han perdido, o arrinconado, por no haber llegado el momento cultural para asimilarlo y construir a partir de ellos un conjunto de utilidades que le sirvieran al hombre. Con sus análisis y visiones, Kurzweil ha sido el detector del valor que nos aportan las tecnologías y, gracias a sus alertas, las hemos podido utilizar para servirnos de ellas.

Cuando leí la noticia de su nombramiento apenas me lo podía creer. Con Ray Kurzweil, el dios Google se proyecta aún más divino, más monopolístico, más único. Pero también sus posibilidades de innovación aumentan exponencialmente, lo que significa un beneficio de alcance insospechado para la Humanidad. El enigmático laboratorio Google X será el territorio natural del investigador, en donde se supone que experimentará sus visiones sin límite de gasto. De este ‘expediente X’ veremos salir en los próximos años los gadgets de los que ya tenemos conocimiento. Las curiosas gafas virtuales Google Glass. Los coches autoguiados. El procesador de lenguaje. El nuevo sistema satelital que nos proporcionará la Internet 2. El respirador nanorobótico que sustituirá una parte de nuestros glóbulos rojos y nos permitirá correr los 1.500 metros sin tener que respirar. O hacer submarinismo sin botella de aire. Y el más fascinante de todos: un extensor del cerebro humano en forma de smartphone: “piensas en algo y tu celular te susurra telepáticamente la respuesta en el oído.”

Pero lo que puede poner de patas arriba al sector hotelero es el enorme potencial de Kurzweil en el análisis de los comportamientos humanos y sus experimentos con el hombre biónico. Conocer cómo se desenvuelven los viajeros durante todo el proceso de reflexión, exploración, toma de decisión, estancia y post experiencia en el hotel será en el futuro decisivo a la hora de planear inversiones, gestionar el negocio, relacionarse con la clientela y comercializar los productos turísticos. Y en cuanto a la biónica, qué decir de las prestaciones útiles del hombre-máquina en el servicio hotelero, o de la virtualidad que ofrece el avatar en la experiencia del hotel.

Sin duda, el matrimonio Google-Kurzweil será de ahora en adelante un foco de atención prioritario para la industria hotelera. Estoy ya deseando conocer el primer bebé de este desposorio.

Fernando Gallardo |

2 comentarios en “El profeta de la singularidad

  1. Pingback: Experiencias sí, pero únicas « el Foro de la Ruina Habitada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s