La revolución turística pendiente

Aquí viene la séptima y última pregunta de las que se abordaron en la entrevista que el Conde Nast Traveler publicó hace unas semanas con motivo de la campaña #ministeriodeturimoya en las redes sociales. Una campaña que, a la vista del proceso electoral en España, adquiere una especial relevancia en la actualidad turística española.

Lo que cuesta crear un ministerio

Pregunta 7:
¿Cuáles tendrían que ser las preferencias en política turística en el momento actual?

Respuesta:
La crisis en España exige percutir directamente y sin preámbulos en el producto turístico. Se ha acabado la prórroga para la ociosidad institucional. Ya no estamos para planes de marketing, ni para la promoción en mercados exteriores, ni para la comercialización subvencionada. Si el diagnóstico que tenemos sobre la mesa es un desfase notorio entre las características oferta y los nuevos hábitos de la demanda tenemos que volver a enfocar el objetivo de la actividad turística que es el producto. Modificarlo en muchos casos, afinarlo en otros.

Debemos renunciar de una vez por todas al binomio sol y playa. Esto significa superar a cualquier precio la visión cortoplacista del verano en la playa porque es lo que la gente quiere. Mucha gente quiere pan y circo, pero la industria debe ir más allá en esa atención y asegurar el futuro con una idea más refinada, culta, amable, estupenda y redonda de España y sus diferentes destinos turísticos. Hace 30 años se marcaba el objetivo (el Gobierno, los actores turísticos) de ampliar el horizonte turístico español con alternativas de interior como el turismo rural, aunque sin renunciar Sigue leyendo

La vida va sobre ruedas… y asistida

Los hoteleros van a tener que pensar en que los clientes van a llegar un día en bici o van a necesitar una durante su estancia en el hotel. Vengo impresionado después de haber visitado este fin de semana el salón EuroBike 2011 en la ciudad alemana de Friedrichshafen. Este salón es el equivalente a nuestro Fitur, pero para la bicicleta. Diez pabellones enormes conteniendo el mayor número de bicis juntas que jamás he visto en mi vida. Vamos, una borrachera visual de ruedas, cuadros, marcas, radios, ropa, accesorios etc. Pero lo que más me ha llamado la atención es que ya había más bicicletas eléctricas o eco-bikes que las normales de pedalear e ir sudando. Increíble, pero cierto. Su número, sus marcas, sus diseños explosionan en el salón como los tulipanes en la primavera holandesa y no sabe uno a dónde mirar de tanto caviar…

Me dicen que el mercado alemán es el único que se está empezando a saturar, pero que el resto de Europa tiene un potencial tremendo pues la bicicleta, sobre todo la eléctrica, se está convirtiendo en el nuevo objeto deseado de consumo… Un objeto que es anti casi todo y que está a favor de muchas cosas, entre ellas la salud y la belleza (de ellos y de ellas). Creo que en adelante las vamos a tener hasta en la sopa.

Por ello, desde estas líneas doy un primer toque a los hoteleros, ya sean urbanos o rurales, a tener este fenómeno en cuenta para su desarrollo y el beneficio de sus clientes y empresa.

“Cycling for you”

Rafael Moreno, consultor de cicloturismo y ex director general de Pousadas de Portugal |

Hoteles para bicicletas

bicienlahabitacion Si en el artículo anterior debatíamos acerca de la idoneidad de aceptar niños en un hotel, ahora quiero plantear lo mismo a nuestros foristas más intelectuales sobre el mundo de las dos ruedas.  Y para eso se hace necesaria una pregunta equivalente: ¿prohibirías que alguien se subiera la bicicleta a la habitación?

Es innegable que la afición ciclista ha aumentado sobremanera en los últimos años en las ciudades denominadas slow y en la montaña. Amsterdam es un auténtico parque temático di bicicletas y Copenhague, con una temperatura no precisamente mediterránea, ya tiene a la bicicleta como el principal medio de transporte de sus ciudadanos. Nada menos que el 55% de los desplazamientos urbanos se hacen allí en dos ruedas. Cuando circulé por sus calles, hace dos años, recordé cómo era esta ciudad nórdica cuando la visité por primera vez, 30 años atrás, invadida totalmente por automóviles contaminantes y atascos importantes en todas partes.

La bicicleta hoy se ha afianzado en el ideario colectivo como un instrumento de las sociedades avanzadas. Es, más que un medio de locomoción, el icono de una nueva filosofía de vida, una bandera de libertad y de higiene personal. El estadio de desarrollo de una ciudad ya no se Sigue leyendo