Adiós al canal directo

adiosVi los ojos atónitos de todos. Pese a que el auditorio estaba en penumbra y el foco azul del fondo me deslumbraba, advertí en sus rostros la perplejidad causada por mi exhortación: «¡olvídense del canal directo!». Seguramente nadie comulgaba entonces con el pronóstico que me atreví a plantear a lo largo de la ronda de seminarios sobre innovación turística en los años 2013 y 2014: Amazon entraría en el negocio de las reservas hoteleras y el modelo predictivo Big Data centraría la estrategia de los nuevos intermediarios tecnológicos que dominarían el futuro del turismo.

«Prepárense para unas comisiones más altas a largo plazo, bajo el señuelo de un ahorro a corto plazo, porque el conocimiento del cliente a través de su monitorización social será la única posibilidad de vender una habitación de hotel», sentenciaba en todos los Sigue leyendo

Portugal liberaliza el turismo

libertad

Unos de los países mejor dispuestos para afrontar la transición de la sociedad analógica a la sociedad digital, al menos en lo que se refiere a la industria turística, viene de aprobar una nueva reglamentación de los hostales y albergues de juventud. Su artífice absoluto ha sido el Secretario de Estado para el Turismo de Portugal, Adolfo Mesquita Nunes, quien se ha mostrado siempre proclive a escuchar al ciudadano y emprender las reformas oportunas para otorgarle el liderazgo civil frente al intervencionismo del Estado. Es la voz más destacada en Europa en favor de la economía colaborativa del turismo y partidario acérrimo de la libertad de emprendimiento, movimiento y competencia.

Sigue leyendo

El turismo en la era Big data

Big Data

Mientras reflexionamos sobre las últimas tendencias de la hotelería y el turismo, proseguimos nuestro road show de innovación por diversas ciudades españolas y americanas, este año dedicado al fenómeno millennial y la economía colaborativa del turismo. Córdoba y Santiago de Compostela fueron los dos primeros hitos del camino, que próximamente continuará por Zaragoza, Barcelona, Valle de Arán, Lanzarote, Fuerteventura y Jerez.

Entre tanto, finalizan los últimos seminarios sobre Big Data que iniciamos en 2014 con un éxito de asistentes algo superior a lo esperado, especialmente en Santander, Lanzarote y Cádiz. Y, conforme a lo esperado, en Madrid y Barcelona. El contenido se hacía más ininteligible que los del año anterior, sobre el transcrecimiento de los servicios en liturgias experienciales, y también que los de éste, sobre la nueva modalidad del alojamiento multimodal y colaborativo. Sin embargo, no por menos Sigue leyendo

Airbnb bajo la ley del minibar

minibar

Un elemento común a muchos hoteles, invariable en su imagen, diseño y contenidos, es el minibar. Antaño constituía el elemento diferencial de los establecimientos de lujo, como más antaño todavía lo fueron los colchones ergonómicos, la caja negra del televisor y el cuarto de baño integrado en la habitación. Los huéspedes aprecian su existencia, aun cuando no lo utilicen o consuman poco de él. Pero a todos les sosiega el hecho de saber que está ahí, repleto de bebidas, por si surge alguna incontinencia o deseo de saciar su sed.

El de la fotografía es un minibar cualquiera. Un electrodoméstico que cualquiera de nosotros puede encontrárselo junto a la cama en cualquiera de los hoteles que visitamos. A simple vista produce gozo, otorga confianza, y, cuanto más lleno, mejor. Sigue leyendo

Rediseñando la experiencia hotelera

Posada de los Cántaros

Miremos esta fotografía. Revisémosla en todos sus detalles. Las tonalidades rojizas en la colcha de la cama, en las lámparas de mesa, en los cojines de los cabezales, en el tinte de las paredes. Incluso parece que las flores acompañan en el rubor de la estancia. Advirtamos la composición estética del lugar, la riqueza del mobiliario, la sutileza de las gasas que forman el dosel. El techo está trenzado de vigas de madera, aparentemente bien cuidadas, perfiladas transversalmente a la chimenea. Al fondo, un cortinaje doble Sigue leyendo

Metrópoli de los mares

Oasis of the Seas

Ni con tragedias náuticas como la del Costa Concordia el turismo de cruceros deja de crecer año tras año. Su alta demanda propicia la construcción de buques cada vez más grandes y costosos en un número tan relevante en los últimos años como 400 cruceros de lujo que cubren ya los siete mares. Sí, la Antártida igualmente se está llenando de grandes barcos acorazados contra el invierno.

Desde la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA en sus siglas inglesas) se estima en 23 millones de pasajeros lo que va a mover esta industria durante 2015, lo que representa un incremento del 4 por ciento sobre el ejercicio anterior. La contribución económica global fue de unos 120.000 millones de dólares (109.000 millones de euros) y un millón de empleos relacionados. Sigue leyendo