No me quieras como en casa

Con el auge de la cultura audiovisual insisten muchos establecimientos hoteleros en hacerle sentir al huésped como en casa. Artículos periodísticos, blogs, vídeos y folletos de todo tipo siguen utilizando este tópico en un impropio alarde de calidez cada día más recurrente. “Aquí se sentirá usted como en casa”, repiten cándidamente.

A mí si un hotel me va a hacerme sentir como en casa, la verdad es que no viajo, que me sale más barato y me ahorra la incomodidad del desplazamiento. Esto lo he dicho ya varias veces. Pero a fuerza de ponerme en el mocasín de quien se toma la molestia de viajar para que lo agasajen como su familia en el hogar suma a este argumento otra reflexión no menos crucial para la hotelería con encanto. Si tanto arraiga el sentimiento de estar en casa, si tanto gustillo o calor humano nos proporciona esa metáfora doméstica, lo que realmente expresa este manido eslogan hotelero es que… fuera de casa lo estamos pasando mal. No nos satisface lo suficiente el hotel como para renunciar, por un tiempo, a la memoria hogareña. Según lo cual, cuando vamos de viaje, en realidad nos gustaría estar en casa, no en el hotel.

¡Qué contradictorio para un negocio hotelero decirle a su cliente que se está mejor fuera del establecimiento, y no dentro, por lo que sus instalaciones y servicios virtualizan el deseo del viajero en lugar de proponerle una experiencia diferente.

Me sucede con frecuencia. Cuando el hotel que visito dice en su folleto, web o vídeo que me quiere transportar virtualmente a casa, sospecho que llegará a decepcionarme. Entre otras razones porque no tiene ni idea de cómo es mi casa, ni qué siento en ella, ni quiénes viven a mi alrededor. Sé que es pura propaganda, un tópico recurrente, una nítida falta de imaginación.

No sé tú, querido lector, pero cuando salgo de casa busco una aventura nueva, una experiencia interesante, esa sorpresa que hará de ese momento algo inolvidable. Y lo único que deseo es que no me regresen.

Fernando Gallardo |

2 comentarios en “No me quieras como en casa

  1. Pues mire usted, Don Fernando, que visto así tiene toda la razón. El problema metafísico se nos plantea cuando es el cliente agradecido quien, supongo para hacernos un halago, nos dice a su marcha que se ha encontrado “como en casa”

    Jo, que dilemas nos planteas, Fernando… 😉

    ¿Y si fuera como de repente un día en tu casa abrieras la ventana de tu dormitorio por la mañana y vieras otro paisaje? ¿O como descubrir una puerta oculta en tu salón a una habitación desconocida? No me negarás que es sugerente: la posibilidad espacio-temporal de salir de tu casa y vivir experiencias completamente diferentes en lugares no habituales con solo cruzar una puerta.

    O un espejo… No crees, Alicia? 😉

  2. Estoy de acuerdo con Fernando. Cuando decides escaparte de tu casa buscas una emoción, algo diferente, una ruptura con lo cotidiano. Los franceses tienen un término maravilloso “le dépaysement” .
    En Cal Llop nos esforzamos en producir ese pequeño choc emocional. No hay mejor halago para nosotros que cuando un cliente nos dice “es todo tan atrevido! y me he sentido tan a agusto!”… La coletilla “como en casa” creo que tiene que ver más bien con la libertad que le das a tus huéspedes, con el trato humano. Se trata de que el cliente se sienta parte de tu aventura y la comparta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s